Padres de víctima de tiroteo piden a Biden una emergencia nacional por armas.

Share

(EFE).- Patricia y Manuel Oliver, padres de una de las 17 víctimas de la matanza ocurrida en un instituto de Parkland (Florida) en 2018, defienden que EE.UU. debe declarar “una emergencia nacional” por la violencia de las armas y llevan nueve días frente a la Casa Blanca para que el presidente Joseph Biden los escuche.

Fotografía de archivo de gente que se reúne en el anfiteatro de Pine Trail Park para asistir al evento en honor a las víctimas del tiroteo de Parkland, en Parkland, Florida, en Estados Unidos, el 14 de febrero de 2021. EFE/EPA/CRISTOBAL HERRERA-ULASHKEVICH

No podemos permitir que se “normalice” la muerte de estudiantes y profesores en tiroteos en centros de enseñanza en el país, dijo este viernes por teléfono a Efe Manuel Oliver, publicista y artista plástico de origen venezolano como su esposa Patricia.

Además de la declaración de la emergencia nacional, los padres de Joaquín Oliver piden a Biden un plan de acción para sacar adelante una legislación que detenga la sangría de las armas, cambios en la cúpula de la Oficina a cargo del Alcohol, el Tabaco y las Armas y Explosivos y la creación de una Oficina de Prevención de la Violencia de las Armas en la Casa Blanca.

Oliver dijo a Efe que se decidió a viajar desde Parkland a la capital estadounidense para tratar de hablar con Biden, con quien ya se ha reunido otras veces y a quien sigue “apoyando”, después del tiroteo perpetrado recientemente por un chico de 15 años en una escuela de Oxford (Michigan) que costó la vida a cuatro estudiantes.

Desde ese tiroteo ocurrido el 30 de noviembre solo en Florida han sido detenidos varios estudiantes menores de edad por amenazar a escuelas de Miami-Dade a través de las redes y hace 24 horas un estudiante de 19 años fue arrestado por supuestamente planear un tiroteo masivo en el campus de la Embry Riddle Aeronautical University, en Daytona Beach.

LA SANGRíA NO PARA

John Hagins fue detenido el jueves cuando salía de su apartamento armado con un rifle semiautomático plegable y cientos de balas y cargadores en su mochila.

Según el jefe de la Policía de Daytona Beach, Jakari Young, Hagins planeaba disparar en el campus “el último día de clase (el jueves 9) antes de las vacaciones de invierno”.

El hijo de Manuel y Patricia Oliver, Joaquín, de 17 años y conocido como “Guac”, fue una de las 17 personas -14 alumnos y tres miembros del personal- asesinadas en la Escuela Marjory Stoneman Douglas de Parkland el 14 de febrero de 2018.

Nikolas Cruz, que tenía entonces 19 años y confesó a la policía haber sido el autor de los disparos, está preso a la espera de un juicio cuyo inicio se ha ido retrasando por diversos motivos. 

Los padres de “Guac” se han convertido en destacados activistas en contra de la violencia causada por la falta de control de las armas en EE.UU. desde entonces y apoyaron a Biden en las últimas elecciones por considerar que era la persona adecuada “para poner fin” a un problema que causa miles de muertes cada año en EE.UU., según ha recordado Oliver en sus redes estos días de espera ante la Casa Blanca. 

Manuel Oliver aseveró hoy que él y su esposa van a seguir allí hasta que el presidente Biden los reciba.

“Mr. POTUS (Sr. Presidente) no me voy de aquí hasta que tenga la reunión y usted se comprometa a dar prioridad a la prevención de la violencia de las armas”, escribió en Twitter Oliver este jueves, su octavo día ante la Casa Blanca.

Manuel Oliver ha recibido estos días la visita de otros activistas de la causa anti-armamentística y sobrevivientes de matanzas y desde hace tres días está acompañado en Washington por su esposa Patricia.

El publicista de origen venezolano está usando las redes sociales para contar cada día lo que sucede delante de la Casa Blanca para “pedirle cuentas” a Biden por sus promesas de actuar contra la violencia de las armas.

Sobre la detención este jueves del estudiante que presuntamente iba a disparar en la universidad de Daytona Beach, Oliver señaló su sorpresa al escuchar al alguacil decir que “gracias a Dios” se había evitado una tragedia.

“Si tenemos que confiar solo en Dios para que no vuelva a ocurrir es que no hemos aprendido mucho de todas los tiroteos”, dijo Oliver, que desde 2018 desarrolla junto a su esposa una campaña de concienciación acerca de la violencia causada por las armas llamada “Change The Ref” en la que el arte es parte esencial y de la que la poderosa Asociación Nacional del Rifle ha sido blanco en varias ocasiones.

Oliver subrayó a Efe que cada día se sorprende más por el hecho de que “los políticos no se ofendan” ni actúen para parar la muerte diaria de personas en Estados Unidos.

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux