LOADING

Type to search

SANAR TUS EMOCIONES

Share

A diferencia de lo usual en esta sección, hoy mencionaremos un tema psicológico que también puede tratarse con remedios caseros, ahora hablaremos de lo que llevamos en el corazón… ‘Las emociones’, que deben ser sanadas. Sentimientos como el enojo o rencor, la vergüenza o culpa, la tristeza o depresión, son problemas muy humanos, y hoy te proponemos soluciones simples y milenarias.

Nuestra mente ha sido programada durante nuestra infancia y, si tal es correcto, le pido que piense en el origen de esos sentimientos que quiera sanar. ¿Cuándo fue la primera vez que se sintió así? ¿Acaso hizo lo mismo que está haciendo muchos años después?

Sigmund Freud, padre de la psicología moderna, dijo: Si el dolor primero, que seguramente vivimos de niños, se queda clavado en nuestras mentes, repetimos situaciones que nos llevan a sentirnos igual. Repetimos la historia’’.

Cuando reconocemos una situación que nos causa enojo, vergüenza o tristeza, debemos reaprender el resultado. Usamos nuestra mente de adulto para darnos lo que no tuvimos, lo que faltó cuando se nos quedó dentro la huella de dolor.

A veces lo hacemos inconscientemente

Digamos, un chico siente vergüenza y enojo por no obtener reconocimiento de sus padres y logra tener una carrera exitosa, se siente bien por eso y libera el dolor repetitivo.

Pero si no ha pasado así y la historia se repite, si las situaciones que nos causan dolor se repiten, nuestra mente consciente puede sanar nuestras emociones.  Para la persona que rumia el pasado, es bueno tener formas de cambiar la mente. Platique con alguien, póngase a leer, a meditar, pero quítese el enojo de la cabeza.

Por su propio bien, piense en algo que le haga sentir bien.

Perdonar es la única manera de dejar ir.

De otro modo, el enojo se acumula y la persona se cansa de estar enojada, que es cuando se deprime. Lo que no se puede olvidar, ha de sentirse de otro modo. Si tiene que tomar distancia de las personas con quienes repite esos sentimientos a sanar, hágalo!

El perdón es la luz que abre el corazón, que saca las lágrimas y limpia el alma. Perdonar a otros y perdonarse a sí mismo hace que descansemos. Nuestro cuerpo lo agradece.

Se debe valorar lo bueno en uno mismo y en las personas que nos rodean, especialmente aquellas con las que revive el dolor.

Perdonar y Valorar son dos remedios caseros que llevamos en el corazón y curan enojos, vergüenzas y tristezas.

Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux