LOADING

Type to search

UN CERTAMEN DE BELLEZA DIFERENTE

Share

El pasado domingo en la noche, una gran parte de la población mundial difícilmente podía concentrarse en otro evento que no fuera el concurso de belleza de Miss Universo.  No fue un concurso común y corriente, en donde la más “bonita” se lleva el máximo galardón, sino que el evento estuvo acompañado de audacia política y la búsqueda de la solidaridad.

En los desfiles preliminares de “traje típico”, Lola de los Santos, representante de Uruguay y mujer que se considera bisexual, desfiló con un vestido negro.  Parecía un ave exótica aterciopelada, lista para desplegar sus alas y emprender el vuelo majestuoso hacia los cielos.

Una vez que se centró al frente de la pasarela principal, la belleza uruguaya mostró la parte interna de su vestido, la cual estaba cubierta de colores vivaces que representan a la comunidad LGBT y también llevaba un mensaje de reprimenda que decía: No más odio, violencia, rechazo, discriminación.

Allí donde se realizó este certamen de belleza, en Hollywood, Florida, habita uno de los personajes más indecorosos que hizo mucho daño a la comunidad LGBT. 

Durante su presidencia, Donald Trump se opuso al Acta de Igualdad que beneficiaba a este grupo, prohibió el servicio de las personas transgéneros en las instituciones militares, apoyó la discriminación, nominó a jueces anti-LGBT, entre otras políticas que atentaron contra los derechos de esta comunidad minoritaria.

Por otra parte, en el mismo desfile de “traje típico”, la representante de Singapur, Bernadette Belle Ong, lució un vestido voluminoso de color rojo y blanco que mostraba un mensaje en contra de las personas que inculpan injustamente a las poblaciones asiáticas por la propagación del Covid-19.  El vestido decía: Detengan el odio hacia los asiáticos.

Tal vez, el momento más memorable de este evento preliminar lo resaltó la representante de Myanmar, Thuzar Wint Lwin.  Mientras presentaba el vestido típico de su país, Wint Lwin desplegó un pergamino escrito que decía:  Recen por Myanmar.

El mensaje de Wint Lwin hace referencia a la tragedia de su país.  Durante los últimos meses, las fuerzas armadas se apoderaron del poder político de Myanmar a través de un golpe de estado.  La represión militar ha sido tan fuerte que hasta el momento hay aproximadamente 1000 muertos, miles de jóvenes protestantes detenidos y decenas de activistas desaparecidos. Una tragedia propiciada por militares corruptos que no quieren ceder a la democracia.

Finalmente, el certamen lo ganó la representante mexicana Andrea Meza y fue coronada ante la algarabía de sus compañeras y del público.  Sin embargo, Miss Universo 2021 será recordado por esas tres mujeres audaces que claman por justicia, igualdad y solidaridad.

Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux